Eco-proyectos: Abonera

La abonera es una forma de producir abono natural, a partir de deshechos orgánicos, a partir de una descomposición controlada de los mismos. El resultado de una abonera es abono compuesto o compost.

Qué materiales podemos utilizar para la abonera?
Todo tipo de residuos orgánicos: Cáscaras, yerba, borra de café, restos de alimentos cocidos o crudos, pasto verde o seco, hojas caídas, restos de podas, aserrín, huesos, cáscaras de huevo, etc.. Debemos evitar los restos de carne para evitar la emanación de olores desagradables, aunque un poco de aceite o grasa no resultan problemáticos.

Cada material que usemos contribuirá a la calidad del producto final:

Pasto y hojas secas o verdes: aportan Nitrógeno
Tierra de buena calidad: aporta Microorganismo y Minerales
Harina de hueso o huesos calcinados: aportan Fósforo y Calcio
Ceniza: aporta Minerales, especialmente Potasio
Cáscara de Huevo: aporta Calcio
Restos de verduras o comida: aportan la Materia Orgánica
Bosta de vaca o caballo: aportan Nitrógeno y Microorganismos


Qué materiales NO podemos utilizar para la abonera?
Carne, huesos y pescado. Produce malos olores.
Plantas y frutos enfermos o gran cantidad de vegetales podridos. Produce malos olores y putrefacción.
Los excrementos de animales domésticos y de personas. Lleva patógenos.
Ceniza y serrín de madera tratada o aglomerados. Colas y barnices. Esto es muy tóxico.
El resultado de pasar la escoba tampoco porque lleva metales pesados.
Por supuesto cualquier material que no sea orgánico y biodegradable: plásticos ,vidrio, etc..

Quienes se encargan de transformar la basura en tierra?
Todo tipo de larvas, insectos, hongos, bacterias, etc. pero fundamentalmente las lombrices. Si construimos la abonera sobre el piso de tierra, algunas de ellas van a migrar voluntariamente desde el suelo a la nueva fuente de alimentos, pero conviene reforzar este proceso (y esto es indispensable si hacemos una abonera alejada del suelo) colocando lombrices extraídas de algún rincón del jardín (o de otra abonera)

Las mejores son las californianas (cuando no un gringo...!), más coloradas que las locales y con el vientre algo más claro; pero las criollas harán igualmente el trabajo. Necesitan terreno húmedo, (no saturado de agua ni seco) y para ello debemos tener en cuenta que la abonera debe protegerse de las lluvias y humedecerse en verano o en épocas de sequía. En zonas secas pueden realizarse pozos como contenedores, pero en nuestra zona la acumulación de agua terminaría pudriendo la basura, y no es eso lo que se busca.

Las lombrices... nuestras socias



Cuánto tiempo lleva el proceso?
Depende mucho del clima (humedad y temperatura), tipos y tamaños de deshechos utilizados, etc. pero podemos estimar tres meses durante el verano y casi el doble de tiempo durante el invierno.

Métodos constructivos:


Pila:

Si tenemos un terreno grande, en algún rincón amontonamos los residuos, directamente sobre el suelo, intercalándolos con capas de tierra.

Podemos mejorar el aspecto conteniendo la pila con tres paredes realizadas con ladrillos apilados, chapas, troncos, etc. El cuarto lado del contenedor podría fabricarse con una placa, chapa, etc que pueda removerse para acceder más fácilmente al compost maduro. Los laterales deben tener aberturas para permitir la aireación de la pila.

Para evitar que el viento desarme la pila podemos cubrirla con algunos troncos o ramas gruesas y para evitar que el material se empape durante las lluvias, podemos cubrirlo parcialmente con una chapa o lámina plástica.

Esta técnica es muy apropiada para aprovechar grandes volúmenes de pasto u hojas, en terrenos grandes o con muchos árboles o cercos vivos.



A unos pocos centímetros por debajo de la capa superior ya podemos encontrar compost



Corral:

Una solución interesante es fabricar un corralito en forma de cilindro de aproximadamente un metro de diámetro por un metro de altura con alambre tejido, cerco "artístico" o cuadrado soldado. El corralito contiene a los materiales durante la maduración y puede luego retirarse fácilmente hacia arriba para ir retirando el material ya maduro. Los postes clavados en el suelo sostienen el corral y ayudan a mantener su forma. Este sistema es también apropiado para grandes volúmenes de hojas o pasto.




Contenedores:

Este método consiste en utilizar varios tanques o recipientes grandes, de 20 litros o más, con tapa, de metal o material plástico, a los que se les retira el fondo o se lo perfora con grandes agujeros para que haya contacto entre el material contenido y el suelo. Este método es muy apropiado para los residuos orgánicos domésticos.

Para iniciar el proceso colocamos residuos en el primer recipiente (siempre lo tapamos) y algunos días después, cuando los residuos ya se muestran marchitos y se comienzan a ver insectos, se coloca una cierta cantidad de tierra con lombrices para que empiecen la tarea de descomposición. Cuando el primer contenedor se llenó, repetimos el proceso con uno nuevo. De esta manera tendremos compost maduro a lo largo de todo el año. Los recipientes se colocan próximos entre si (para permitir la migración de las lombrices) y no muy alejado de la cocina, para facilitar e incentivar su uso. Una serie de macetas con plantas pueden ayudar a disimular su existencia.






Consejos:

  • Mantener el material levemente húmedo (mojar, si es necesario, durante el verano o época de sequías). Si el material se seca las lombrices abandonan la compostera!!!
  • La descomposición se favorece si los elementos usados son de tamaño pequeño. Por ejemplo, cuando realizamos una poda podemos pasar con una máquina de cortar césped sobre las ramas finas, para triturarlas.
  • Hay que permitir la aireación del material. Para ello podemos intercalar algunas ramas finas o tallos de plantas y remover un poco con una horquilla cada una o dos semanas.
  • No acumular mucho pasto ya que eleva mucho la temperatura durante la descomposición. Es bueno intercalarlo con otros restos o mejor aún, procesar pasto y hojas por un lado (en una simple pila o corral) y los residuos domésticos por otro (en contenedores)


Además de su utilidad directa, el compost implica una solución estratégica y ambientalmente aceptable a los problemas que se plantean por los residuos sólidos orgánicos domésticos en las ciudades modernas. El compostaje es una tecnología alternativa, respetuosa de los recursos naturales y el medio ambiente y que además tiene un costo de implementación nulo.





Gracias a Claudia y Fernando y a Laura y Eduardo por ilustrar esta entrada!




ver manuales INTA Programa Pro-Huerta
ver video YouTube realizado en Chile: parte 1 - parte 2

7 comentarios:

  1. La abonera de corral ¿tiene en la base un tejido de igual tamaño que el del cilindro?
    BUENISIMO lo de las tres R

    ResponderEliminar
  2. El corral no tiene fondo. Eso permite ir deslizándolo hacia arriba a medida que el material se transforma para retirar el compost por abajo.

    ResponderEliminar
  3. hola, soy rocio,¿es posible que puedan ocurrir problemas en la abonera?

    ResponderEliminar
  4. Rocío: salvo que haya algún bebé en la casa que quiera alimentase con tierra, no conozco ningún inconveniente...
    Pensá que es un proceso totalmente natural que se dá permanentemente con las hojas que no se juntan...
    Si respetás las reglas de más arriba no vas a tener ningún problema.
    Si tenés dudas metete en la web del INTA: http://www.inta.gov.ar y vas a ver que hay mucha información de alguien que sabe...

    ResponderEliminar
  5. hola!!!! me pueden decir si que problemas puede sufrir la abonera y como se combaten??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, hasta ahora, el único inconveniente que tuve es la instalación de un hormiguero de hormigas "carpinteras" en lo profundo de la abonera. Los solucioné a pura pala, hasta llegar a la "honguera" del nido (para no usar insecticidas)
      Hay que asegurarse de que el agua escurra para que no se pudran los materiales, sino que sean degradados por los insectos y lombrices...

      Eliminar