Cómo criar aves sin jaulas...

Observar y escuchar a las aves es divertido, terapéutico, inspirador, entretenido, enriquecedor y además de todo: fácil y barato... Además, las aves nos ayudan a controlar las poblaciones de insectos, a polinizar las flores y a dispersar las semillas. Contribuyen a crear un entorno saludable y no es difícil atraerlas a un patio o jardín, si las ayudamos cubriendo algunas de sus necesidades básicas.


Hay que pararse en el jardín y preguntarse:

¿Hay sitios donde puedan refugiarse y anidar? Las aves necesitan protegerse de las inclemencias del tiempo y de los predadores (frecuentemente nuestras propias mascotas). Los árboles, las enredaderas, los arbustos y los cercos son lugares apropiados para que las aves aniden. También podemos proveer de refugios a algunas especies...

¿Disponen de agua y comida? Muchas de las plantas de nuestro jardín pueden ser fuentes naturales de alimento, y además podemos instalar comederos y bebederos en lugares adecuados para atraerlas a lo largo de todo el año.


Les propongo proporcionar comida, refugio y agua a las aves,
para poder disfrutar de su presencia
¡SIN ENCERRARLAS EN JAULAS!







Es una experiencia placentera y educativa, ideal para realizar en familia o en la escuela.

Eso si: Si decidimos alimentar a los pájaros, dependerán de nosotros; por tanto, crear un "santuario para aves" es un compromiso a largo plazo.

Al principio hay que tener un poco de paciencia. Al colocar un comedero nuevo, hay que darles tiempo para que se acostumbren y tomen confianza.

La ausencia de depredadores en el vecindario también es importante. Si hay un perro o un gato en la casa o en el vecindario, será más difícil que las aves se queden. Un cascabel en el collar puede servir para alertar a los pájaros.

Algunas ideas:
  • Una vez instalado un comedero, es buena idea tener a mano un par de binoculares, una cámara fotográfica y algún libro de identificación.

  • Con el tiempo vamos a descubrir cuáles son los alimentos preferidos de cada especie y cuál es la mejor forma de proveérselos. Los alimentos de las aves silvestres cubren un amplio espectro: semillas, insectos, peces, frutos frescos y secos, carnes, sobras de comidas, pan y galletitas, entre otros. Conocer el tipo de alimentación es importante para definir el tipo de comedero que necesitamos.

  • Colocar el comedero en un sitio donde sea fácilmente visto (por las aves y por nosotros...): para disfrutarlo y para saber cuándo hay que limpiarlo o rellenarlo.

  • Tratar de colgar el comedero en árboles o arbustos, para que las aves dispongan de un lugar donde puedan refugiarse en caso de amenaza.

  • Lavar los comederos y las fuentes de agua periódicamente y déjelos secar antes de llenarlos de nuevo. Reabastecerlos con alimento y agua fresca (los alimentos que se ponen en mal estado: a la abonera!)




En próximas entradas, en la sección Eco-proyectos, vamos a ver cómo podemos construir comederos en forma casera, reciclando materiales en desuso



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada