Labougle: Avenida Costanera


A esta altura creo que más o menos casi todos conocen el pasado marítimo de City Bell...

Durante un período de deglaciación (derretimiento de los hielos continentales) ocurrido hace unos 9000 años, el nivel del mar creció y las aguas llegaron hasta City Bell.

Además de ser un hecho conocido, científicamente comprobado y descripto, hay algunas evidencias que pueden observarse fácilmente si uno tiene curiosidad...

Una de las evidencias puede ser vista en el canal del arroyo Martín en el Parque Ecológico Municipal. En la década del ’70 se rectificó y canalizó el cauce natural del arroyo dentro del predio. Las máquinas que excavaron el canal dejaron a la vista una capa de color claro, a un par de metros de profundidad, formada por conchilla proveniente del lecho de un antiguo mar. 




Para entender lo sucedido durante el avance de las aguas al que nos referimos conviene que miremos un plano que indique cotas (alturas sobre el nivel del mar) Podemos ver que el casco fundacional de City Bell se ubica en cotas de entre 7 y 15 metros sobre el nivel del mar, mientras que el barrio Savoia, ubicado en la llanura baja llega a una cota máximas de 5 metros sobre el nivel en proximidades de las vías del ferrocarril. 



Algunas fuentes indican que las aguas pueden haber subido hasta 6 o 7 metros sobre el nivel actual del mar, lo que hoy en día (y suponiendo que el terreno de hoy fuera el mismo que el de aquellos tiempos) provocaría el anegamiento similar al indicado en el plano.



Que el agua efectivamente cubrió el barrio Savoia puede corroborarse por testimonios de vecinos que acusan haber encontrado conchilla a pocos centímetros del nivel del suelo en excavaciones para pozos ciegos, cimientos, etc. 

Mucho más espectacular resultó en el año 1993 el hallazgo de huesos de ballena, a muy poca profundidad, durante una excavación realizada para la construcción de una piscina, a unos 100 metros de la estación del ferrocarril…


Hueso de la ballena expuesto en el año 2006 en el Colegio Estrada


Siempre quedó la duda entre los investigadores e historiadores más neófitos, sobre si el agua había avanzado en la forma en que lo haría en la actualidad, escurriendo por las áreas más bajas, cauces de arroyos, etc. o si habría cubierto completamente la región.

Que la conchilla aparezca algunos metros por debajo del nivel actual del terreno indica que el suelo efectivamente “creció” desde entonces, con aportes hechos por el viento o escurrimientos de aguas superficiales. Toda la tierra por sobre la conchilla fue depositada durante estos miles de años posteriores a la inundación, pero no es sencillo descubrir, sin las herramientas adecuadas, la profundidad de la capa de conchilla o lo que es lo mismo: el nivel original del terreno hace 9000 años.

La Prueba:

Hace un par de años comenzó en el colegio Estrada una obra que finalmente trajo luz a esta duda personal. Próximo a ser inaugurado, el colegio está concluyendo la construcción de un gran salón de actos, subterráneo, bajo el nivel del piso del patio.

Lo primero que se hizo fue un estudio de suelos mediante dos perforaciones de 12 m: Una en el patio del edificio original de Cantilo y la otra próxima a la ubicación histórica del mástil. Esos estudios arrojaron resultados fríos pero concluyentes:

Hasta los 1,5m las muestras se describen como “arcilloso castaño oscuro”, continúan como “castaño” hasta los 2,5m, “arcillolimoso castaño” hasta los 4m y “limoarenosoarcilloso castaño con calcáreo” hasta los 5m…

La obra empezó y rápidamente las excavadoras llegaron a la profundidad de 4 a 5 metros dejando al descubierto el material calcáreo mencionado en las pruebas preliminares, es decir, la capa de conchilla, continuación de la expuesta en el Parque Ecológico y la que subyace en el barrio Savoia…


Comienzo de las obras


Capa de conchilla viendo la luz después de algunos miles de años...

Detalle
Esta conchilla demuestra que City Bell estuvo totalmente cubierta por las aguas y que el nivel del suelo de aquel entonces estaba allí, 4 o 5 metros por debajo de la concurrida esquina de Cantilo y Jorge Bell…


A propósito... si algún lector tiene ganas de tener una muestra de esta conchilla, les pido que me lo soliciten por correo y con gusto podré compartir parte de este tesoro recolectado en aquel momento... (hasta agotar existencias...)


3 comentarios:

  1. Roberto Manuele24 febrero, 2015

    Muy buena tu investigación Juanjo. Una vez me encontré con un amigo de mis hijos del Nacional que se recibió de biólogo y estaba estudiando sedimentos de conchas marinas en ¡el Chaco! Seguí publicando que somos muchos los que disfrutamos tus hallazgos.

    ResponderEliminar
  2. No sé si debo, pero... me prendo. Juanjo.

    ResponderEliminar
  3. Raúl Ernesto Sisti26 febrero, 2015

    IMPRESIONANTE TU INFO, JUANJO, COMO SIEMPRE TE DIGO: 1000 GRACIAS x TODO LO QUE HACÉS. Abrazo.-

    ResponderEliminar